Menopausia-Estrella

El aumento de la longevidad de la población retrasa esta fase donde el cese de la función ovárica, hace que la mujer deje de producir las hormonas como en la edad reproductiva y se produzca hay un agotamiento de los folículos primordiales, por lo que los ciclos menstruales empiezan a fallar.

La principal consecuencia es el descenso de estrógenos, algo que produce cambios físicos y psicológicos en la mujer que pueden alterar su vida diaria con síntomas como los conocidos como “sofocos”, pero también puede provocar disfunciones como atrofia vulvar y alteraciones en el sueño, irritabilidad y trastornos que afectan tanto a la mujer como a su entorno familiar.

Por ello, en la clínica acompañamos a la mujer y a su familia durante toda la etapa de su vida, a su lado para prestarle el asesoramiento y ayuda necesaria; ginecológica, nutricional, psicológica e incluso apoyo sexológico.